Bryan Kramer menciona su experiencia como ponente en EXMA (Colombia) como una de las más memorables debido a pequeños detalles que los organizadores del evento ofrecían, como un cartel con su cara en la misma calle del evento anunciando la ponencia. Este es tan sólo uno de los varios ponentes que, cansados de regalos banales, felicitan los detalles personalizados como señal de agradecimiento.

 

Los ponentes y expertos invitados a los eventos son elementos importantes en estos. Su reputación y el reconocimiento de sus nombres pueden ser puntos a favor a la hora de realizar el marketing previo al evento. Por no hablar de sus ponencias, las cuales crean la experiencia del asistente. No está fuera de lo común ofrecerles regalos en señal de agradecimiento, a parte de la tarifa acordada previamente por contrato. Sin embargo, ¿es realmente necesario? Varios ponentes comentan sus experiencias y comparten los mejores beneficios que obtienen cuando exponen en un evento.

 

 

 

Brian Solis, autor y principal analista en Altimeter Group

 

Brian-Solis

 

“Por cada ponencia que tengo la oportunidad de dar, ya siento que estoy recibiendo un regalo; el regalo de la atención. Hay mucho de ello, pero aun así hay ponentes que cada vez compiten más por tener atención. Aunque entiendo que los organizadores de los eventos lo hacen con buenas intenciones, no todos los ponentes quieren objetos de la marca, como bolígrafos, mochilas o relojes. A los ponentes les encantan las experiencias personalizadas, un conductor con su nombre esperando en el aeropuerto, una carta de agradecimiento escrita a mano o una especial bienvenida cuando entran en su habitación”

 

 

 

Bryan Kramer, CEO de Pure Matter y autor

 

Bryan-Kramer

 

“Uno de mis eventos favoritos, por el modo en el que fui tratado, es Exma, en Colombia. Fue antes, durante y después del evento que me trataron genial. Me recogieron en el aeropuerto con un cartel. Como venía de un viaje largo tenían preparadas bebidas y aperitivos en el coche. En el hotel decoraron mi habitación con mi libro, Human to Human, llenaron la nevera e incluso pusieron una foto de mi familia en mi cama (lo cual no entiendo pero he descubierto que es una costumbre cultural). En el evento, cada uno era recibido con una fotografía tamaño real de si mismo y después nos llevaron a ver la ciudad y pasamos un tiempo fantástico.

 

“En el hotel todos conocían nuestros nombres y, finalmente, el organizador del evento, Fernando Anzures, se preocupó de agradecernos personalmente a los ponentes una vez estuvimos de vuelta y nos preguntó que cómo había sido la experiencia. Utilizó un tipo de email antiguo y nos pidió nuestra opinión. Puedo decir de manera convencida que nos trataron como en primera clase, de principio a fin.”

 

 

 

Tamara McCleary, especialista en relaciones y organización cultural

 

Tamara-McCleary

 

“De la manera más honesta posible, el mejor regalo que una empresa me puede dar cuando expongo en su evento es hacerme sentir como en casa. Cuando me siento parte del equipo y la organización quiere escuchar mi mensaje tengo la sensación de haber hecho nuevos amigos de por vida”.

 

 

 

Ben Parr, autor, capitalista de riesgo y actual co-editor y editor de Mashable

 

Ben-Parr

 

“El mejor regalo que recuerdo es de Founders, una conferencia exclusiva para invitados en Irlanda en la que se reúne a personas como Elon Musk, Jack Dorsey y otros lideres de la industria tecnológica. Recuerdo volver a la habitación el segundo día tras terminar de cenar y encontrarme un bote en mi cama. Dentro había una botella de Jameson Whiskey, reserva de 12 años, con mi nombre grabado en la etiqueta. Lo recuerdo porque fue un increíble regalo personalizado, y fue único. Además encajaba con la cultura irlandesa.

 

“Todavía conservo la botella. Los mejores agradecimientos de un evento hacia sus ponentes son siempre únicos y útiles de alguna manera. Tengo camisetas y llaveros hasta el fin de mis días. Hay que pensar en cosas fuera de lo normal. No tiene que ser algo caro, pero sí debería ser algo más especial que contenido de Merchandising”.

 

 

 

David Pogue, fundador de YahooTech

 

David-Pogue

 

“Una nota personalizada es ya un cariñoso gesto. Algo del estilo ‘Espero que tengas un viaje agradable. Estamos deseosos de escuchar tu ponencia. Chris te recogerá a las 8:15 en recepción…’ es una dulce, considerada y organizada forma de recibir a un ponente cansado. Pero sobre todo, un evento bien pensado que ha conectado con sus asistentes es algo que no tiene precio. Un ponente no quiere otra cosa que no sea inspirar y atraer a la audiencia”.

 

 

 

Laura Stack, autora y CEO de The Productivity Pro

 

Laura-Stack

 

“Personalmente, me gusta recibir algo que me recuerde al trabajo que he realizado con la organización. Wells Fargo me regaló una diligencia de cristal, Baylor me dio una réplica de su vieja ambulancia, Fellowes una desfibradora, un barco de vela de Bahrain, etc. Estos regalos son únicos y divertidos, y me alegra tener estos objetos en la estantería de mi oficina justo detrás de mí. Cuando los miro, sonrío y recuerdo cariñosamente el tiempo que pasé con esa compañía. Mejor que cualquier certificado que acaba en el cajón, o una tarjeta regalo o, peor aún, un pen drive que se acaba perdiendo.”

 

 

 

Ted Rubin, Estratega de Social Marketing y CMO de Brand Innovators

 

Ted-Rubi

 

“La ventaja más importante que tengo como ponente es ser tratado con respeto y que mis necesidades sean anticipadas. Respeto por el hecho de que estoy viajando hasta el lugar del evento y probablemente esté cansado y con cosas por hacer. Por lo tanto, comodidad, un punto de fácil acceso y el conocimientos de contactos son la clave.

 

 

Kare Anderson, columnista y co-fundadora de Say It Better 

“Algunas de las mejores formas de agradecer a los ponentes incrementan de hecho el valor y la visibilidad del evento hacia sus asistentes. Por ejemplo, los anfitriones invitan a los ponentes a presentar varios vídeos de un minuto en el que aconsejen sobre algo y luego suban esos vídeos a la web del evento. También pueden pedirle a los ponentes que envíen tres consejos de manera concisa (no más de 100 palabras) junto con una biografía y una foto. De esta forma se puede crear un e-book con el nombre del evento y una lista de los principales expositores y organizadores. Se le ofrece el e-book a todos los asistentes vía email y después se coloca en una plataforma de libros para vender, aumentando la visibilidad de todos aquellos que participaron en el evento, ponentes incluidos.”

 

 

Joel Comm, autor, consultor y emprendedor

 

Joel-Comm

 

“Lo que más me gusta es ser recibido en la habitación del hotel con algún tipo de regalo. No importa cuál sea ese regalo, pero el gestor del evento se tomó tiempo para prepararlo. He recibido bombones, vino, bolsas de regalo y cargadores portátiles. Por supuesto que cuanto más chulo es el regalo, mayor será el impacto. Pero me hace sentir como que realmente agradecen que esté ahí sobre el escenario.”

 

 

 

Christopher Lee, presidente de CAL Entertainment

“La verdad es que los regalos son prescindibles para los ponentes… Tan sólo quieren que sus clientes les paguen lo que es debido y que les traten bien en un hotel de tres estrellas, por lo menos. También les encanta el regalo de que el programa se cumpla a rajatabla para que sus exposiciones no se queden cortas de tiempo o los ponentes tengan que darse prisa en llegar al aeropuerto porque el evento ha terminado tarde. Si es necesario dar un regalo, debería ser una donación a la caridad en su nombre.”

 

 

Mitra Sorrels | Biz Bash