Durante décadas las encuestas han formado una parte muy importante para los eventos. De hecho, han evolucionado desde el papel hasta presentaciones electrónicas. Actualmente las apps de los eventos y los inmediatos sistemas de respuesta de la audiencia hacen que los planificadores tengan al alcance de su mano la tecnología para recoger eficientemente el feedback de sus eventos. Sin embargo, ¿le están sacando su máximo provecho?

 

Las encuestas han logrado que los asistentes se sientan involucrados con el contenido del evento, acercando así una visión de cómo está siendo recibido por el público. A su vez permite a los planificadores comprobar el éxito que está teniendo. La calidad del feedback recogido dependerá enteramente de la calidad de la encuesta, por lo que debemos motivar al asistente para que participe de forma activa y responda de manera sincera.

 

encuestas_apps_eventos

 

Para poder determinar el tamaño de la encuesta debemos tener en cuenta el tamaño del evento.  Sin el suficiente nivel de participación, la encuesta representará datos inexactos sobre cómo se sienten los asistentes, cuanta mayor participación haya, menos relativa será. Una app para eventos puede hacer que la encuesta sea accesible y fácil de usar para todos. A mayor información recibida, más podremos mejorar para futuros eventos.

 

Usar el correcto tipo de encuesta, en el momento exacto y de la manera correcta aumentará considerablemente la cantidad de suscripciones y la calidad del feedback. En esta entrada se busca aportar a los organizadores la información necesaria para construir mejores encuestas que obtengan mejores datos.

 

encuestas_CABECERA

 

Comienza correctamente

Las encuestas pueden ser en vivo, sobre las sesiones o sobre el evento en general. Determinar cuál  es el objetivo de la encuesta va a aclarar qué tipo de feedback usar, igual que cuándo, cómo y qué preguntar. Si tu objetivo, por ejemplo, es medir la calidad de los ponentes, se deberían formar encuestas de calificación en forma de estrella y enviar los resultados directamente después de la sesión.

 

Encuestas en vivo

Más corto que el resto de estudios, las encuestas en vivo deberían ser tratadas como parte de las sesiones y conducidas por los ponentes. Son particularmente útiles para usarse a tiempo real, como hablar con la audiencia durante el evento, medir el interés del tema tratado en la discusión o dirigir ponencias hacia una conclusión. Requieren por tanto una acogida por parte de los ponentes pues les ayudarán durante las sesiones.

 

Encuestas de sesiones

Directamente ligadas a las sesiones en las apps de eventos, las encuestas de sesiones deberían mandarse llegado casi el final de la exposición. Teniendo en cuenta que los asistentes están deseando salir al descanso, las preguntas han de ser cortas y sencillas, de sí o no. Estas encuestas deberían centrarse en la sesión pues es lo que el asistente tiene más reciente en la memoria. De esta forma se pueden recoger datos respecto a la ponencia y sus temas tratados. También es conveniente animar a los ponentes a que dediquen un poco de tiempo para rellenar las encuestas antes de que la audiencia pase a la siguiente sesión.

 

Encuestas de eventos

Engloban al evento en general, usadas principalmente al comienzo y al final de éste. Son las más largas y las más apropiadas para incluir comentarios y preguntas abiertas de los asistentes. Sin embargo, la gente puede preferir hacer otras cosas en lugar de rellenar las encuestas, por lo que conviene incluir una alerta en la aplicación móvil que le llame la atención y le invite a participar en ella.

 

Construir una mejor encuesta

La tecnología ha mejorado la distribución de encuestas, pero a su vez están siendo limitadas ya que la gran mayoría de los asistentes participa en ellas a través de dispositivos móviles. Eso implica pantallas más pequeñas y mayores distracciones. De nuevo, la longitud, el detalle y el número de preguntas influye en la calidad de la información recogida. Cuanta más larga y compleja sea la encuesta, menor será el número de respuestas, y cuanto menos detallada sea, menos calidad obtendrá.

 

  • Mantén la encuesta en un tema en particular
  • Mantén la encuesta corta y centrada
  • Mantén preguntas concisas y específicas

 

Malas preguntas

  • Las respuestas que los asistentes estén dispuestos a entregar voluntariamente son una comodidad de mucho valor, y sacarle el máximo provecho a cada pregunta es muy importante. Además de evitar largas y escuetas preguntas, se debería evitar:
    • Expresiones pobres o el uso de jergas.
    • Preguntas inductivas.
    • Preguntar temas sin importancia. Entender a la audiencia es crucial para entender el feedback.

 

Buenas preguntas

  • Centradas en cosas sobre las que se mantiene el control en el evento.
  • Darle a los asistentes la oportunidad de responder plenamente asegurándose de que podrán expresar lo que les gustó o disgustó del evento.
  • Mantener un balance y rango de respuestas para que nadie se vea forzado a responder algo que no siente. Si es posible que no sepan responder, se les debe dejar esa misma opción.

 

Consejos de estrategia

  1. Introducir en la apertura del evento información sobre “cómo hacer las encuestas” para que la audiencia no se encuentre de golpe con diez preguntas en la comida.

 

  1. Incluir una pequeña encuesta de prueba para que los asistentes se familiaricen con la aplicación y el proceso de encuestas. Se puede ganar el interés de la audiencia por medio de preguntas entretenidas sobre un tema divertido o relevante de la actualidad. De esa forma se mantendrá a la gente atenta y con intriga sobre cuál será la siguiente pregunta.

 

  1. Si se trata de medir la efectividad de una sesión de educación, preguntar simplemente si han aprendido algo no es ni productivo ni eficaz. Preguntar en una escala del 1 al 10 cuánto entienden del tema y cuánto han aprendido es otra cosa.

 

  1. Explicar sobre la tecnología del evento antes de las sesiones ayudará a los asistentes a valorarla mejor y hacer uso de ella durante las sesiones. Ofrecer colaborar con preguntas o incluso involucrar a los ponentes siempre y cuando se sientan cómodos con ello. Los ponentes deben mostrar un interés en dichas tecnologías o su uso será inadecuado.

 

  1. Ya sean los comentarios felices o insatisfactorios, se deben considerar como feedback. Aunque a veces pueda parecer desalentador, responder a un tipo de feedback genuino asegurará que los asistentes se sientan escuchados y el evento destacará.