No es ninguna novedad que a los organizadores de eventos les interese saber cómo aumentar el número de entradas vendidas para sus eventos. Hay quienes han probado desde pagar grandes sumas de dinero hasta utilizar la magia voodoo. Sin embargo, son las pequeñas cosas las que marcan la diferencia.

 

¿Cómo puedes entonces atraer a los asistentes a los eventos? Es fácil y sencillo, siguiendo una serie de pasos:

 

 

1- Genera contenido en la web que sea ameno y atractivo

 

Empieza generando contenido en la web. No es necesario escribir una compleja obra literaria de Umberto eco. Simplemente hay que hacer piezas sencillas de contenido que tengan el único objetivo de vender tu evento. Usa las normas básicas de contenido en la web:

 

  • Empieza con una conclusión.

 

  • Usa cabeceras.

 

  • Se breve. Nunca alargues ni las frases ni los párrafos.

 

  • Usa esquemas y números.

 

  • Incluye resúmenes.

 

  • Pon en negrita aquellos datos que consideres importantes.

 

  • Respeta la privacidad y el copyright.

 

La página web de un evento debe transmitirle confianza a aquellos que la visitan. Para ello es una buena idea incluir los perfiles de los principales ponentes en la página de inicio o gente que haya participado en el evento anteriormente. También se puede usar como apoyo testimonios de gente que haya acudido al evento en otras ocasiones y fotos de otros años.

 

Mantén la web al día, nunca con información desactualizada, pues esto es una mala señal para aquellos asistentes potenciales. Presta especial atención a los precios y ofertas que puedas ofrecer y mantén un bucle de interactividad con los usuarios por medio de las redes sociales o un blog en activo.

 

Pase lo que pase hay una serie de acciones que nunca se tienen que cometer, como distraer a la gente que visita la página con banners, suscripciones emergentes o vídeos que se reproducen automáticamente. El objetivo último es que la gente se apunte a tu evento. Cualquier cosa que no cumpla esa función debe ser eliminada.

 

 

2- Piensa a la hora de poner precios y ofertas

 

Primero hay que trabajar en la estrategia de precios. Empieza con el precio al que te gustaría vender las entradas y forma categorías de entradas, ofertas especiales y descuentos sobre los precios. Digamos que tu precio medio es de 200 euros. Deberías entonces darle a las entradas categorías de precios desde 150 hasta 400 euros. 150 euros la entrada básica, 250 la normal y 400 euros la entrada VIP, por ejemplo. Esto aporta flexibilidad a la hora de incluir descuentos adicionales y ofertas especiales como proceso de ventas.

 

Para estimular ventas sigue estas 4 tácticas:

 

  • Siempre ofrece por lo menos tres categorías de entradas.

 

  • Usa ofertas especiales y que todo el mundo sepa de ellas. Puede haber un 3×2, un descuento por pagos de más de 1.000 euros u ofertas para grupos de más de cuatro personas. Lo importante es que la gente sepa que tiene esas ofertas disponibles. Dichas ofertas pueden combinarse con los distintos tipos de categoría de entradas para hacerlas más atractivas. 3×2 en entradas VIP y un 20% de descuento en el precio final por la compra de más de cuatro entradas, por ejemplo.

 

  • Los descuentos son clave cuando están limitados en tiempo o en cantidad. Esto quiere decir que si están siempre disponibles y todo el mundo tiene acceso a ellos, la gente no siente la urgencia de comprar las entradas. Sin embargo, si hay un 25% de descuento para las primeras 100 personas que se inscriban en un plazo de menos de tres días, la cosa cambia.

 

  • Es muy importante que nunca bajes el precio del establecido inicialmente para el evento. En la industria de los eventos esta es una terrible idea pues hay gente que compra las entradas con tres meses de antelación y les molesta que otros, una semana antes del evento, las hayan conseguido a mitad de precio. Descompensaría a aquellos que compraron la entrada con antelación. Por eso mismo las ofertas de último minuto no son muy populares a la hora de vender entradas.

 

 

3- Despierta todo el potencial de un Call-to-action

 

El Call-to-action es una técnica de marketing que busca provocar la respuesta inmediata y suele ser un fuerte motor de ventas cuando se usa correctamente. Algunos creen que con poner un botón que diga “Cómprame” ya lo tienen hecho, pero no es así. Un Call-to-action efectivo requiere una combinación de cuatro claves:

 

  • Beneficio: podrás tener la mejor propuesta de valor con el mejor ponente, la mejor agenda y una dirección más que conveniente, pero si de verdad quieres maximizar el número de inscripciones de tu evento, se debe ofrecer una oferta especial. Como mencionábamos antes, alguna oferta temporal o un 3×2. Algo que haga la gente sentir que compensa comprar entradas.

 

  • Urgencia: debes crear una sensación de prisa y urgencia al acortar el periodo de la oferta o hacerla más exclusiva. Esto provoca una decisión impulsiva en aquellos que visitan la página web.

 

  • Reducción de riesgo: puedes ofrecer una garantía o un reembolso en caso de cancelación. Este es un elemento clave que pocos organizadores de eventos llegan a considerar, por lo que hacerlo te ayuda a destacar entre otros.  Si el evento realmente es bueno y merece la pena, no hay por qué temer a que todos los asistentes del evento lo exijan.

 

  • Incita a la acción: obviamente, el elemento final de un efectivo Call-to-action es el mismo Call-to-action. Con un verbo en imperativo que diga “Compra tus entradas”, “Reserva tus asientos” o “Regístrate” se consigue que la gente, impulsada por estos tres argumentos anteriores, pinche en el enlace.

 

 

4- Crea un proceso de inscripción que agrade a tus consumidores

Por un motivo u otro mucha gente abandona durante el periodo de inscripción. El formulario de inscripción es el lugar en el que se puede perder a todos los posibles compradores, por lo que es importante no subestimar la importancia de dichos formularios. Lo principal es encargarse de elegir el adecuado software para registros de eventos a fin de que no haya problemas de carga de página y demás. Después se deben seguir los siguientes pasos:

 

  • El proceso de inscripción debería ser rápido, simple y sencillo. Lo máximo posible. Añade descripciones en cada campo para que todo quede claro y la gente no tenga dudas sobre a qué está respondiendo.

 

  • Hazlo corto. No pidas información que realmente no necesites. A la gente puede echarle atrás aportar tantos datos.

 

  • No pidas el registro de una cuenta. Aunque al final la diferencia es una contraseña, es más probable que los usuarios terminen su formulario de inscripción si no tienen que crearse una cuenta específica para el evento.

 

  • El idioma, el tipo de moneda y el método de pago pueden impulsar el registro hasta un 300% en función del mercado y el evento. Siempre adapta tu idioma, la moneda y los métodos de pago a tu mercado y tu público objetivo. No cobres en libras a europeos ni hables en español a asistentes internacionales.

 

  • No redirecciones a otras páginas durante la inscripción. Mantente siempre en la misma página. Un proceso de registro consistente ayuda a mantener y mejorar la identidad de tu marca.

 

5- Haz accesible el registro desde cualquier dispositivo

 

Hoy en día un 80% de los usuarios de la red acceden a Internet desde sus dispositivos móviles y para finales de año esa cantidad habrá ascendido hasta un 90%. Prácticamente casi todo el mundo. A pesar de que muchos usuarios usan también el ordenador, el comportamiento en estos casos es distinto, pues buscan curiosidades, juegos o vídeos de Youtube.

 

Es cuando la gente busca algo en el móvil que realmente tienen un propósito y quieren hacer algo. Un 70% de las búsquedas en Internet por móvil llevan a una acción online.

 

Por eso mismo no debe haber problemas para poder registrarse desde dispositivos móviles. Si alguien se quiere inscribir desde un Smartphone y no puede pulsar el botón que indica “Compra tus entradas”, a lo mejor lo intenta más tarde con el ordenador. O a lo mejor no. A lo mejor se rinde y luego se olvida de comprar las entradas, o ya se enfada y se le van las ganas. En cualquier caso, es recomendable hacerlo todo accesible sin importar el dispositivo y no enfadar a clientes potenciales.

 

 

Recuerda que tu web es el rostro de tu evento y es tu primera (y a veces única) oportunidad de causar una buena impresión. Después viene ya el formulario de inscripción.

 

Asegúrate que ambas están diseñadas de una manera correcta, elegante y efectiva si quieres vender más entradas.

 

Ovanes Ovanessian | Fundador de Eventex