Las sesiones de capacitación pueden parecer sencillas pero solo algunas de ellas consiguen ser relevantes y efectivas, asegurando el aprendizaje de los asistentes. Estos 10 consejos para diseñar una sesión de formación te ayudarán mejorar la estructura de las sesiones, establecer pautas y, en definitiva, conseguir los objetivos clave. 

 

¿Qué es una sesión de formación y por qué deberías organizarla? 

Una sesión de capacitación es un evento que proporciona valor educativo a los asistentes. Ya sean habilidades corporativas, de trabajo en equipo o una certificación específica, estas sesiones pueden abarcar cualquier formato, desde conferencias y evaluaciones hasta discusiones y demostraciones. 

Los beneficios de la formación en el lugar de trabajo son innegables y constituyen una excelente manera de aumentar la moral, reenfocar a los equipos y mejorar el desarrollo profesional de sus empleados. A su vez, estos eventos ayudan a fomentar un entorno de trabajo más feliz y con una mayor productividad. 

Como organizador, es probable que tu objetivo sea maximizar la experiencia para que sea efectiva y valiosa para los asistentes. Nuestros 10 consejos te ayudarán a garantizar que el evento sea beneficioso para tu negocio o cliente, desde acelerar el rendimiento de los equipos hasta alcanzar objetivos clave. 

 1. Antes de la sesión, evaluar las necesidades

Realizar esta evaluación te ayudará a diseñar la estructura del evento y las sesiones de formación para mejorar las capacidades de los asistentes y, en última instancia, te ayudará a alcanzar los objetivos comerciales. 

Si bien existen muchas técnicas para realizar una prueba de necesidades, crear una plantilla de evaluación que muestre los distintos aspectos del evento es algo sencillo y efectivo. Define cada uno de los aspectos a tratar en el evento y evalúalos de 1 a 5 dependiendo de la importancia en relación con las necesidades de formación y la consecución de objetivos.  

 

 

2. Conocer los principios del aprendizaje para adultos

La organización de una sesión de capacitación debe tener en cuenta los principios de aprendizaje, más específicamente, los principios de aprendizaje para adultos. La Teoría del aprendizaje de adultos de Malcolm Knowles, pionera en el campo del aprendizaje para adultos, se centra en cinco principios fundamentales del aprendizaje: 

  • Autoconcepto: a medida que una persona madura, tiende a convertirse en un ser humano cada vez más autónomo. 
  • Experiencia del estudiante adulto: a medida que una persona madura, acumula una reserva creciente de experiencia que se convierte en un recurso cada vez mayor para el aprendizaje. 
  • Preparación para aprender: a medida que una persona madura, su disposición para aprender se orienta cada vez más hacia las tareas de desarrollo de sus roles sociales. 
  • Orientación al aprendizaje: a medida que una persona madura, sus perspectivas cambian y se enfocan más en resolver problemas. 
  • Motivación para aprender: A medida que una persona madura, la motivación para aprender se internaliza. 

Haz que las sesiones giren en torno a estos principios de aprendizaje y optimiza la formación con un enfoque de resolución de problemas que sustente todas tus sesiones. 

 

3. Establecer objetivos de aprendizaje

Los objetivos del aprendizaje son la base para la creación de las sesiones de formación. Éstos definirán las habilidades y el conocimiento que deberán tener tu equipo de formadores, pero lo más importante es que los objetivos del aprendizaje deben derivarse de la evaluación de necesidades que mencionamos anteriormente. Tener los objetivos claros maximiza el potencial y el impacto de las sesiones, estableciendo expectativas y asegurando a los asistentes que los temas sean relevantes. 

A su vez, los objetivos de aprendizaje deben ser medibles. Sería imposible mantener y apoyar futuras sesiones de capacitación sin poder hablar del éxito en eventos anteriores. Cuando se trata de establecer objetivos medibles, el formato SMART puede servirte de ayuda: 

  • Specific o Específico: los objetivos de la formación deben ser concretos. 
  • Measurable o Medible: los objetivos deben ser medibles para evaluar su éxito. 
  • Actionable o Alcanzable: los objetivos tienen que ser ambiciosos, pero también realistas y alcanzables. 
  • Reasonable o Relevante: considera las implicaciones para los asistentes y el negocio por igual. 
  • Time o Tiempo: un objetivo sin fecha límite no es factible. Ten en cuenta tanto el tiempo para la sesión como el tiempo para implementar las habilidades aprendidas en el lugar de trabajo. 

Trabajar sin unos objetivos claros de aprendizaje puede afectar al resultado de tus sesiones y la formación puede no ser tan exitosa como se esperaba.

 

4. Definir la estructura

La estructura de estas sesiones se puede hacer o deshacer. Como tal, debe planearse después de haber establecido los objetivos de aprendizaje y conociendo los principios del aprendizaje para adultos. 

La estructura permite establecer, como capacitador y/o organizador, un cronograma a seguir que sea indicativo de la claridad con la que estás resolviendo las necesidades de formación.  

 

 

5. Materiales de ayuda

Los materiales de capacitación son esenciales para aumentar la efectividad de las sesiones y se dividen en dos categorías: Para el formador y para los asistentes. 

Para el formador, los materiales actúan como una guía, deben respaldar lo que dice y mantenerle organizado, que puede ser la diferencia entre una excelente sesión de entrenamiento o una sesión más. El modelo de aprendizaje 5E es un ejemplo excelente:
 

  • Engage o Participar: para aprender, los asistentes deben poder contextualizar esta experiencia y tener actividades disponibles para guiarlos. 
  • Explore o Explorar: generalmente durante una actividad grupal, esta fase se enfoca en ayudar a los asistentes a entender y desarrollar las nuevas habilidades. 
  • Explain o Explicar: destaca la relevancia de la etapa anterior y su importancia para alcanzar el objetivo del aprendizaje. 
  • Elaborate o Elaborar: emplea a los participantes para perfeccionar esas habilidades conceptuales mediante la implementación de actividades de capacitación práctica. 
  • Evaluate o Evaluar: esta etapa se aplica tanto en formadores como en asistentes. Ambos deben valorar las sesiones e internalizar las lecciones aprendidas durante el evento. 

Las sesiones de capacitación deben responder a estos problemas enseñando a todos los asistentes algo que no sabían, proporcionándoles nuevas habilidades y ayudándolos a hacer mejor su trabajo. 

Quizás te interese conocer algunos consejos para diseñar un Kick Off de ventas memorable.

Si quieres conocer el resto de consejos, mantente atento a la publicación de la segunda parte de 10 consejos para diseñar una sesión de formación, aquí en nuestro blog. 🎓